Seguidores

jueves, 27 de enero de 2011

© Intentos de nirvana


a MarianGardi, con Amistad

Salgo a la noche y sin emoción miro
espectrales cuerpos inalcanzables.
Ella deshace mis palabras hasta convertirlas
en susurros de muerto, jirones de deseo.

Sólo un trago de chirrite es milagroso
en estos extraños trances de mi hastío,
y hoy en el bar las miradas no son suicidas ni asesinas
únicamente reptan por los cuerpos bonitos.

Igual que algunas viejas ilusas de este salón,
la luna es otra fraudulenta
retocada por iluminaciones. No es más que eso.

Y todos entes vertiginosos hijos de un azar cósmico.
En tal lucidez tétrica mi consciencia me nombra
dignatario inútil de un reino en ruinas.

© “Intentos de nirvana”, texto inédito, 24 de enero de 2011.

viernes, 21 de enero de 2011

© CUERPOS TOTALES



(1)

TE RECUERDO EN LA PARTE DE LOS VIEJOS RECUERDOS

Te recuerdo en la parte
de mis viejos recuerdos.
Dijiste que era yo un marino,
quedaste así pensándome
siempre, sin llegar a mis manos
de adentro,
de las de hundir la tierra
a cada palmo.
Y en ti –ahora en la parte
de los viejos recuerdos tuyos-
aún libero velas,
desato nudos a tu libertad,
te miro desde lejos
con anclados ojos.

(2)

HAS NACIDO CON LA PROMESA QUE AMARÍAS

Has amado con la promesa que amarías:
te precipitas a los primeros frutos,
anuncias la mala suerte del amor.

Y él recoge frutos caídos,
replica, dice que amar es una falacia.

Pero tú aguardas el amarillo que sabes
bueno a mitad de estación.

Entonces los precipitados y tardíos
quieren amar como vos sin preguntarte.

(3)

SABÍAS APENAS

Sabías de la campana
pero no qué la repicaba…
Te dije: “badajo”.

Y sabías del amor
pero no que lo repicaba…
te dije: “corazón”.

Y al final de la tarde
te escuchaste en campanario.

(4)

ETERNIZAS MI MIRADA

Eternizas mi mirada
hacia los bosques
y regresas a este
ruiseñor del canto
junto al ángel
que redime con panes
que cuecen los amantes.

Eternizas mi mirada
y la habitas con tus ojos.
Tú sabes mi trino
y sonido al posar
y mis ojos como
riscos de penumbra hacia ti.

No sabes cuánto
vuelo para encontrar!

(5)

EL AMADOR CONFIADO DE AZAR

Has amado bajo la lluvia
como un loco desnudo
y miras a ella
y ya no puedes subir al tren
que esperaste tres días
y luego no resulta con un café
de diez minutos porque no sintió
lo mismo, porque –la verdad-
para amar hay que gustarse tontamente,
aunque el café de diez minutos
se transforme después en diez año inútiles.

Quién sabe la baraja del amor!
Pero juegas y ríes
como un buen perdedor.
Al fin partes y juras que saldrías
a despejar la duda si vieras
otros ojos como esos,
lo juras y temeroso haces que duermes
para llegar a otra estación -la tuya-
tal vez la plaza del primer dolor
o la laguna de gris arena
donde descubriste los azules ojos.
sueñas, meditas que es transitar
el secreto para el encuentro,
por eso viajas, saltas del tren,
corres por las calles, buscas en cafés
y plazas, en los ojos de la noche te abismas
en bares y cines…
en todo lugar apuestas para el amor.

(6)

¿DE DÓNDE VIENE EL AMOR?

a Carmen Molins

¿De dónde viene el amor?
¿Del viento, del fuego,
del agua,
de la piedra, de una estrella,
de un fruto o vino
derramado en los labios?

Tal vez del sol alumbre el amor.

Tal vez del misterioso
negro agujero venga
o de las cenizas de unos seres
grandes y frenéticos
que inventaron amarse
para no aburrirse.

Quién sabe de dónde
viene el amor!
Cree saberlo el poeta,
la ciencia, el adivino,
o tú lo sabes si lo sientes
y eso te parece
perfecto y suficiente.

(7)

NO ESPERABA A LA LIBÉLULA

No esperaba a la libélula,
era a ti que vendrías
con la tarde, tal vez a la hora
en que el badajo
mueve por capricho.

No esperaba a la libélula,
no llegaste tú, no te aguardo
por la tarde en campanario
ni repiques de coincidir
los ojos, mirándote por donde
debías aparecer.

No llegaste:
eras la usencia que sabías
provocarías en mí,
era el mal de amor que debía padecer
por ser tú la hermosa.

Ella azul y alas como harmonía
de ángel en el aroma.       

No esperaba a la libélula,
ahora la espero con la tarde, al tañer.

(8)

ANUDAS LA CARICIA COMO UNA CONDENA

Anudas la caricia como un condena,
anudas tus manos como un fuego
necesario para el pan,
anudas los años para necesitarte
siempre, para no descansar
de verte, para no sucumbir
de ausencia, solo eso, la ausencia
de que no vuelvas a mirarme,
a llamarte por esos nombres
que tú y yo sabemos descifrar
cuando nos acosan los otros,
que no saben seguramente
nada del amor y del amar
cada momento,
aunque censuren envidiosos
la persistencia que no practican.

(9)

NO SE LLENAN DE LA TARDE NI DE ELLOS

a Antonia y Manuel

No se llenan de la tarde ni de ellos
ni su sed sacia el riachuelo
ni los prados para ovillarse,
tímida y pálida siempre la luna
en sus hombros musitando
y los caminos odiosamente cortos
y el reloj cómplice fatal
del término de hoy y verdugos
padre y madre, verdugos,
sólo vive en ellos el aire
del próximo respiro,
levedad de los dedos a la caricia
más ardorosa, miradas de hablar,
alas en el cielo como olas
dispuestas a estallar en inmensos
castillos que sólo ellos ven
y los frutos caen
sin milagro a sus pasos,
sus ojos son sólo eso,
los labios para anudarse
bien el amor, manos de fundirse
en vela única hacia un puerto
que sospechan tormenta
pero que callan ni quieren ver
para no perderse el viaje.

(10)

¿ QUÉ HAREMOS CUANDO ESTÉ LISTA LA CASA?

¿Qué haremos cuando
esté lista la casa
y su jardín al vuelo de las aves?

Escribe nuestros nombres
en el néctar,
deja tu pómez
en mi negro caminar
para no perderme el llegar a ti,
para avistar el risco
donde tiemblas ausente.

Sé la barca y los peces
de este dolido mendigo,
viste, amor, con tu hilo
para ser el vistoso
que en el prado vuela.

Está lista la casa y su jardín
al vuelo de las aves.

(11)

CUERPO TOTALES

Sin calendario
ni complicidad del reloj,
desprevenido,
inédito en nieves desiertas,
en hilos de aroma y miradas
que tiñen alegría y fiesta, AMA.

Sin dolor, rota mariposa
de agonía, ACARICIA.

A los alcores ingrávidos
del arco iris
y a veraneras escapadas
del alma, FUGA.

Púrpuras olas de fuego,
rescoldos
de otro amor, TRANSITA.

Sin promesas desesperadas,
si migramos unidas
las alas, ansiosas manos
de unir cuerpos totales, AMARÁS.

***

© Cuerpos totales”, texto inédito de Frank Ruffino compuesto por 40 poemas más.

lunes, 17 de enero de 2011

© Primer enigma





Esa forma de taladrar los ojos
cuando tal vez salgo del guión.

No sé con cuántas luces arribé
a este inútil mundo
de infusorios engreídos,
pero sí sé que ellos
(y este subproducto del polvo)
no terminan,
solo transforman su miseria
en un reguero de elementos
o mineran por doquier el calcio
de su pequeño hueso
de pez transfigurado.

Resisto el embate
de una miríada de enemigos ávidos
(malditos herederos del Santo Oficio)
de mi inminente mutación
en algo más inocuo,
como una libérrima y atrevida brizna
colgada del viento
cuyo castigo es el exilio en el cieno,
o ése de un día
que cantaba magistralmente
por vez primera y sin ensayo
el ocaso anaranjado
y fue truncada su voz por Envidia.

Sorprendido de todos y todo
les revelaré la perdida caja
de mi efímero vuelo:
únicamente el noble animal
lame mi sien pegada en el césped
en esta noche de ventisca
a un año de la Gran Mortandad;
así sueño sustraído de lo humano
en vertiginoso galope y aullido
por la niebla buscando un tributo
dejado en otro tiempo:
sin ser santo ni Grial
lo acomodo en la ingle
y parto al pueblo
para solo callar mi suerte.


***

 © "Primer enigma", Antipoemas (Lunes, 17 de enero de 2011). 

lunes, 10 de enero de 2011

© Antipoema: Cataléptico previsor



Una lata de sardinas: negra, clásica,
que huela a muerto, muy acolchadita,
de terciopelo blanco.
Sea caja de uno ochenta para
embutir elegantemente mi cuerpo
que siempre ha temido
las vacaciones más largas y obligatorias;
con un tanque de oxígeno porque de niño
miraba espeluznantes películas
de catalépticos
que se revolvían a dos metros
bajo tierra;
y teléfono movil incluido pues el buceo
así dura poco más de dos horas
y antena hasta bien afuera,
tan pinche que dice “no hay cobertura,
lo sentimos, intente de nuevo”. ¡Ay!
O bien un mausoleo con un caño de media
pulgada hasta la superficie:
cuiden bien que ningún enemigo 
o heredero pérfido coloque
un corcho por el extremo del aire.
O una sirena arco iris sobre una gran torre
que se oiga y mire desde el pueblo
y proyecte haces de rayo láser 
como esas luces
en los aeropuertos que taladran la niebla.
Puede ser también un teléfono directo
con el señor Presidente de la República
para que dé la orden rápidamente
de ¡saquen al muerto!
Otro método consistiría
en luces y cámaras dentro del catafalco,
de modo que mediante 
un contrato con el canal
más padre, si uno revive, se conecte
automáticamente con todos en cadena
nacional de televisión: “interrumpimos este
programa para darle el pase a un muerto”...

***

© "Cataléptico previsor", del texto inédito de 2005 "Antipoemas".


sábado, 1 de enero de 2011

© Hombre adjunto


Ella, flor natural
emergiendo de la yerba mala
y de mis despojos,
pasa a mis ojos,
vive sin saber
de su efímero existir,
habrá algo de mí en su pequeña
vida de florecilla salvaje:
tal vez mi furia de polvo
o tristeza de hiedra,
quizá la forma de mirar
vaya en su color encendido
o tenga su textura
cierta ternura
que tontamente me habían reprimido…

Amarilla y delicada
bebe energía de mi pecho;
sus frágiles tentáculos
discriminan y sorben del ser,
pasajero que fue de lo incomprensible.

Desde mi sima hago un último recuento
de mi paseo por la luz
a través de una arquitectura amarilla,
y no sé si es mucho imaginar:
se trataba de un hombre,
de unos frutos
acomodados caprichosamente 
como las estrellas
en verdes colinas que deslizaron 
alegremente mi pequeño cuerpo;
también amadas mujeres, amigos
y animales iban conmigo,
y blandí mi espada en pos de inútiles cosas,
cosas que también se disiparon
como la niebla de la noche
cuando viene el alba y su reguero de luz.

Ella, flor natural
emergiendo de la yerba mala
y de mis despojos,
pasa a mis ojos,
vive sin saber
de su efímero existir...


**** 
© "Hombre adjunto", Náralit, 02 de enero de 2011.

Ilustración de esta entrada: Pintura de Vicent Van Gogh.


FEEDJIT Live Traffic Feed