Seguidores

domingo, 27 de febrero de 2011

© Pequeños triunfos cotidianos




al poeta Joaquín Piqueras, con Amistad

  Gastar un traje negro con corbata roja
y sentarse cómodamente
en el sofá blanco del salón,
con la puerta de la casa abierta…
a esperar a la Muerte.

Algunas veces viene,
mira hacia adentro
pero aún no brillan sus fosas
(luceros impávidos
que marcan su presa)
ni me logra enfocar bien:
sigue varias cuadras más allá,
y averiguo la distancia
que han recorrido
sus pasos fosforescentes
al percibir un griterío
de dolientes
que no desean comprender nada,
no desean comprender nada...

Salgo y veo coches
y seres vertiginosos
trasmutados en eficaces
obreros negros.

  Entro, me descamiso,
pongo la Quinta Sinfonía
de Beethoven
y hago de director.

***
© "Pequeños triunfos cotidianos", inédito. Náralit, domingo 27 de febrero de 2011.

41 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Claro hacemos de directores, protagonistas, secundarios, hacemos el papel que elijamos. Y por supuesto pienso que es mejor en vez de esperarla, porque en el fondo la parca vive con nosotros, es ignorarla porque lo que tenga que ser sera.

Besos y amor
je

FRANK RUFFINO dijo...

Estimadísima poetisa Carmen Molins:

La Parca ya está en uno desde el momento que venimos a ser seres biológicos. Y Muerte es vieja, va enquistada en la vida desde los primeros organismos unicelulares. Pero hay algo extraño con ella, como la vida, su espíritu nos rodea, la percibo muchas veces, máxime cuando abuso del alcohol y ando por ahí zigzagueante a merced de todos los peligros del mundo! Entonces la convocamos, no esperamos su natural acercamiento irrefrenable. En ese sentido, la muerte creada es romántica, aunque fiera y sin perdón: blande su hoz sin contemplaciones y deja al hombre, rico, al hombre pobre, al hombre grande y fuerte, al hombre pequeño y débil, al hombre famoso, al hombre anónimo, al presidente de la República, al ciudadano común... sin lo más preciado: la vida.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. Ya viste ayer mientras chateaste conmigo en estado etílico -yo-: ahora estoy más sereno, hice este poema y lo colgué buscando borrar todo aquello.

FRANK RUFFINO dijo...

...en un sentido celebratorio (cuando creé esa imagen escuchando la Quinta Sinfonía de Beethoven loco de contento por salir airoso esta vez) somos egoístas: nos parece normal que otros mueran. La vida es así: egoísta, no somos malos por estar hilarantes al salvarnos de una tragedia. Es sobrevivencia y siempre tendremos la mayor de las felicidades al estar incólumes, por un pelito, de la fiera guadaña de La Parca.

Abrazos,
Carmen.

Luz dijo...

Estimado poeta Ruffino: El poema tuyo me ha sorprendido. Como recreas a la Muerte es realmente maravilloso y contundente! Me has puesto los pelos de punta con ese rostro de la muerte: sus fosas vigilantes y destellantes al decidir llevarse a alguien, sus pasos fosforescentes... Has dicho cosas novedosas de tema tan trillado. Eres grande amigo! Y los comentarios tuyos muy aleccionadores.

Besos,
Luz.

Luz dijo...

...y muy merecida dedicatoria al poeta español Joaquín Piqueras.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada Luz:

Agadezco tu entusiasmo con este texto, aunque a decir verdad, no es para tanto: sorprendido porque hace pocas horas lo escribí sin mayores afanes. Muchas gracias también por reconocer la dedicatoria.

Abrazos,
Frank.

Rossi dijo...

Frank:

Y con corbata roja: no es que deseas atraerla? Porque como bien apunta el crítico de literatura y cine William Venegas, eres el poeta más maldito de la literatura costarricense. Rojo, como el guacamayo para ser visto por su pareja en el laberinto verde de la selva. Está muy bien la simbología, toda vez que ellos -los símbolos- evocan más que las palabras. Felicidades!

Saludes,
Rossi.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Rossi:

Abrumado estoy por la buena aceptación de este texto que a mí mismo me sorprende. Luego tu agudeza me desmantela: das en el clavo de manera meridiana!

Abrazos,
Frank.

Ananda Nilayán dijo...

Sentarse a esperar la muerte, ya ves, otros salen a buscarla, otros tratan de evitarla, pero siempre llega porque es nuestra compañera más fiel que siempre está a nuestro lado y en cada momento.
Me gustó este poema, especialmente el final. Si nos descamisasemos más e hicieramos de director, al menos me parece que sonreiríamos más ante la vida y sus cosas.
Yo voy por las mañanas a trabajar escuchando el Requiem de Mozart, me relaja. Somos raros tu y yo??? ^^

Besos grandes

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada poetisa Ananda:

Sí que somos raros, mas positivamente, originalmente: porque esta característica de la conducta humana se sale de la regla y eso es ser raro: lo poco común. Debe ser estupendo escuchar solo para uno el Réquiem de Mozart mientras todo y todos a nuestro alrededor más parecen autómatas vertiginosos llenos de estrés en pos de conseguir el vil metal. Hay que relajarse lo más posible en este sistema económico mundial que aprieta al individuo para que produzca el máximo a cambio de unos cuantos papeles. Y aquí sí que va la muerte: sin paga no hay sustento, no hay salud, ni nada ni diversión (llamarnos esclavos remunerados sería lo correcto).

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Gracias estimada Luz.

Abrazos,
Frank.

TriniReina dijo...

Entiendo que la muerte convive con nosotros desde que nacemos, pero deseo que me pille desprevenida, que no se haga pesada avisando, que todo sea un ¡zas!...

Abrazos

TORO SALVAJE dijo...

La muerte está cada vez más cerca.
Hace años me molestaba esa idea.
Ahora hay días que me da risa.
Que venga cuando quiera.
Esa es la gran justicia final.
A todos nos matará.
Y está bien que así sea.

Mercedes Ridocci dijo...

Al verte en mi blog (muchas gracias por tu comentario), he decidido pasar a visitarte.

Hacía tiempo que no nos leíamos tu y yo.

Yo te visitaba a menudo porque me gustan mucho tus letras, pero como dejaste de visitarme, pues he interpretado que "mi hacer" no te interesa demasiado, así que fui dejando de pasar por aquí, porque la verdad es que a todos nos gusta que nos lean y nos comenten.

Me siguen gustando mucho tus letras y tus temas

Con Wenegas pasó lo mismo. Yo le visitaba a menudo, pero él dejó de pasar por mis blog, así pues, también yo dejé de hacerlo.
El interes se demuestra, y si no, pues cada uno en su casa.

Un abrazo
Mercedes

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada poetisa Trinireina:

La Parca, desde antes de nacer, desde el primer organismo primitivo unicelular aquí en este planeta, y fuera de aquí se nos pierde en el tiempo! Mira si es vieja esta señora huesuda e impasible!

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Poeta amigo Toro:

Sí, está bien que así sea: creo la Muerte es el único regulador de egos en este falso mundo humano.

De más joven me preocupaba, ahora, como a ti: no. Solo hago mofa de ella y me permito escribir de cómo percibo su espíritu y lo manifiesto por medio de la palabra, tal es este caso. Mera recreación.

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada poetisa Mercedes:

Así es la mecánica de los blogs y esta su pauta: "si tu me visitas yo te visito". Trataré de ajustarme más a esa dinámica.

Muchas gracias por venir y leer estas humildes líneas, un poco negras, o totalmente...

Abrazos,
Frank.

Aurora dijo...

Agradezco tus huellas en mi blog. Las críticas, sean buenas, malas o regulares me gustan, siempre q sean constructivas y q de ellas se aprendan cosas. Espero q no sea la última vez q pases por mi blog, leas mis poemas y me dejes tus sensaciones, sean las q sean, estaré muy agradecdida.

Respecto a tu poema, creo q la muerte es fuente de inspiración eterna. Algo, q algún día tendremos q comprobar por nosotros mismos, queramos o no.
Protagonista sublime de un poema. Rastro fosforescente en tus versos.
Feliz semana, gracias de nuevo.
Saludos.

Coneja dijo...

Poeta Frank Ruffino, primero que todo, decir que la música de vuestro blog es preciosa.

Segundo, me he leído uno a uno vuestros comentarios en un blog dirgidos a mi persona. Por eso estoy aquí. No para insultarlo. Sino para decirle, que cuando comento en algún lugar, lo hago cogiendo el humor del personaje que escribe. No soy puta. Soy una internauta que se ríe de lo que se puede crear por este medio virtual y que se descojona, de la tela que ocasioné.

(V)
('*')
(") (")

Firma: La Coneja

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada Aurora:

Agradezco sobremanera tu visita y opinión. No creo pueda enseñar mucho yo cuando apenas soy aprendiz, pero me parece válido intercambiar pequeñas motivaciones -o truquitos-.

Sobre el tema de la muerte, pues, como la vida: una cosa sin otra no existe y el amor va contenido entre ellas dos.

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Amiga Conejita:

Por un momento también pensé que le seguías la corriente a Toro -lo que me confirmas-, como he hecho yo, pero en tono un poco serio: es mi tonto humor que apenas me alcanza para mi propio uso: algunas cosas que dije ahí, como la del bigote, sí pasó, pero a un amigo en aquellos años (pero también le puede suceder a cualquiera).

Abrazos y bienvenida,
Frank.

Gitana ♥ dijo...

La muerte no me intriga , ni preocupa , ni nada!
lo que me preocupa son los malditos humanos que te quitan la energía en vida!
Un beso Frank .
ohhh perdón , no me presente , mi nombre es Natalia y me dicen Gitana :)

Haze dijo...

Me gustó mucho el poema. Yo por mi lado seguiré escabulléndome todo lo que pueda de la muerte como Cantinflas en plena pelea!


Saludos,

www.desdemiarboldelimon.blogspot.com

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada Gitana:

Eso es totalmente cierto: son muy pocos los homo sapiens que exhiben nobleza y bondad por su prójimo. Las religiones: simples fachadas que utilizan la mayoría para portar credenciales de "buenas personas", y ni qué decir de sus dirigentes: estafadores legales endemoniados! Después, si hablamos de la casta política, pues estamos fritos; sin nombrar a cualquier ser humano ambicioso (la mayoría) que aplasta a su semejante más débil con tal de conseguir más cosas para su efímera y tonta existencia. Eso, entre hombres: la vida alrededor de esta especie está sometida y diezmada. Es un pobre planeta dirigido por una especie loca que malogra los ecosistemas diversos: somos como una plaga de termitas aniquilando y estropeando todo en nuestra única casa posible para la vida en medio de la infinitud pasmosa del cosmos.

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Amiga Haze:

No trato de sustraérmele a señora tan lista y puntual como La Parca, prefiero esperarla con elegancia y sin miedo: es lo más que podemos hacer contra ella a ver si nos aprecia por seguro de sí mismos (porque sabemos que ese espíritu ronda desde la primera célula viva sobre el universo. La muerte es a prueba de todo, contra ella nadie por más cantinfladas que se nos ocurran!).

Abrazos,
Frank.

Wílliam Venegas dijo...

Frank: no entiendo, esto me llegó –a mi correo– con una invitación a ver su otro blog, ¿de verdad es suyo ese "mi otro blog"?

Wílliam Venegas dijo...

Pues... me encantaría hacerle el amor a la Muerte.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado William:

Sí, William: uso también el seudónimo de "Justo Poe" y el blog Justicia Poética lo establecí hace casi un año. ¿Pero no te habías dado cuenta, si poco he hecho para que no me reconozcan?

...pero si nos acostamos con esa mujer extraña nos cobra con la vida (ella no es como los políticos de este mundo que por unos $$$$$$$$$$ se encueran y se cogen a medio mundo!).

Abrazos,
Frank.

Wílliam Venegas dijo...

Pues, amigo, que me cobre con la vida... ¿no es bonito morir haciendo el amor?

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Willey:

Sí, creo que sí pero que sea de un latigazo negro durante el momento más álgido. Sería fabuloso despedirse del mundo con una sonrisa. Jajaja!

auroraines dijo...

No pienso en ella Frank, si que hay momentos tristes y hay quienes pueden llegar a ser los directores de su propia muerte por un instante quizás tienen la idea rondándoles.

Un abrazo fraterno en Amistad y Poesía verdaderas

Gitana ♥ dijo...

Olvide pedirte permiso para seguirte! :P
Byee ♥

justiciapoética dijo...

Estimada poetisa Auroraines:

Sí, amiga, mas con La Muerte evitar la llamada y en boga "ley de atracción" (cuando todo en el universo existe por esa fuerza desde el llamado big bang) no surte efecto. La tengo presente en mi vida porque es parte de ella: una sin la otra no va. Pero en efecto: comprendo a gran parte de la humanidad que no desea saber nada de ella, si acaso hasta que venga (y tal vez morir sin saber). Es tomarse las cosas con filosofía.

Abrazos,
"Justo Poe",
(Frank Ruffino)

justiciapoética dijo...

Estimada Gitana:

Claro, no debes ni siquiera pedirme permiso!

Abrazos,
Justo Poe.

Haze dijo...

Pues yo de larguito! No sea que por "pelarle mucho el diente" se sienta muy bienvenida!

Saludos :)

www.desdemiarboldelimon.blogspot.com

FRANK RUFFINO dijo...

Jajajaja, así es estimada Haze,

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

AMIGOS TODOS:

SEGURO ME DEMORE MÁS EN CONTESTAR SUS COMENTARIOS, PASA QUE TENGO OTRO PROBLEMLLA DE DISCO DURO Y NO SOY MUY AFECTO A VISITAR LOS CIBERCAFÉS.

ABRAZOS,
FRANK

María Eleonor dijo...

La muerte con su saco de almas, no todos pueden emigrar de esa arpillera y pegarse un viajecito y dárselas de director. Interesante, versátil, diferente modo lírico.
Un placer pasar por este mundillo personal.

Gustavo Pertierra dijo...

Un titulo soberbio, para un poema que se roba toda la atención en su desenlace. la vida y nuestra reralización, se va haciendo de eso: "de mínimos triunfos cotidianos"
Felicitaciones y un abrazo, poeta.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada María Eleonor:

Aunque siempre se salga con la suya -la Muerte- hay que celebrar todo día vivido y que sea con calidad.

Gracias por tu visita.

Abrazos,
Frank.

FRANK RUFFINO dijo...

Poeta amigo Gustavo:

Gracias por apreciar este texto. Y que sumemos esos momentos mínimos que determinan nuestra existencia.

Abrazos,
Frank.

FEEDJIT Live Traffic Feed